SERMÓN SOBRE EL HOMBRE POBRE (fragmentos), MAESTRO ECKHART O LA CONCIENCIA ZEN

 

   “El vacío del vacío: todo discurso sobre la vacuidad de los discursos está también vacío. Los mundos son lenguaje.  No hay nada que exista por sí”. (Sunyataa. Nagarjuna).                                     

 

Así pues, Dios creó todas las cosas, no para que estuviesen fuera de Él mismo, o cerca y aparte de Él mismo, como otros artífices,   sino que las llamó de la nada, es decir, de la no-existencia a la existencia, que encontraron y recibieron y tuvieron en Él. Porque Él mismo es la existencia“.

“Dios es en todas las criaturas… y, sin embargo, está por encima de éstas

SERMÓN SOBRE EL HOMBRE POBRE

MAESTRO ECKHART

Cuando yo me hallaba aún en mi causa primigenia, no tenía Dios y era la causa de mi mismo; no quería nada, no deseaba nada, pues era un ser libre y me conocía a mí mismo en el gozo de la Verdad. Me quería a mí mismo y no quería ninguna otra cosa; lo que quería, lo era y lo que era, lo quería y ahí estaba despegado de Dios y de todas las cosas. Pero cuando, por mi libre decisión, salí para recibir mi naturaleza creada, tuve un Dios, pues antes que hubieran las criaturas, Dios no era Dios, El era El que era.

Cuando las criaturas llegaron a ser recibiendo a su ser creado, Dios no era Dios en sí mismo, sino que era Dios en las criaturas.

El hombre debería vivir como si no viviera ni para sí mismo, ni para la verdad, ni para Dios. Pero ahora iremos más lejos diciendo que el hombre que tiene esta pobreza debe vivir de manera tal que ignore incluso que no vive ni para sí mismo, ni para la Verdad, ni para Dios. Debe estar de tal manera despojado de todo saber que no sepa, ni reconozca, ni sienta que Dios vive en él; más aún, debe estar despojado de todo conocimiento vivo en él. Pues cuando el hombre se encontraba en el Ser eterno de Dios, no vivía en él ninguna otra cosa; antes bien, lo que vivía era él mismo. Decimos pues, que el hombre debe estar tan despojado de su propio saber como estaba cuando no había nacido, dejando a Dios actuar según su propia Voluntad y permaneciendo libre.

 Todo  lo que existe viene de Dios y tiene como fin una actividad pura. Pero la actividad propia del hombre es amar y conocer. Entonces se plantea la cuestión de saber dónde se encuentra esencialmente la Bienaventuranza. Algunos maestros han dicho que reside en el amor, otros que en el conocimiento, otros dicen que reside en el conocimiento y el amor, y estos aciertan mas. Pero nosotros decimos que no reside ni en el conocimiento ni en el amor sino que más bien existe en un fondo del alma de donde fluyen el conocimiento y el amor. Este fondo no conoce ni ama como lo hacen las potencias del alma. Este fondo no tiene ni antes ni después y no está  a la espera de ninguna cosa adicional, pues no puede ni ganar ni perder. Por esto, este fondo se halla privado también de saber que Dios actúa en él. Este fondo goza él mismo de sí mismo, según el modo de Dios. 

Decimos, pues, que el hombre debe de ser tan pobre que no tenga ni posea en él ningún lugar donde Dios pueda actuar. Mientras reserve una localización, cualquiera que sea, mantiene una diferencia. Por esto, ruego a Dios que me libere de Dios, pues mi ser esencial está por encima de Dios, en cuanto consideramos a Dios como principio de las criaturas.

En esta divinidad, tal como yo la he descrito, donde Dios está  por encima de todo ser y de toda distinción, ahí yo era mí mismo, me quise a mí mismo y me conocí a mí mismo, para hacer este hombre que soy,  según mi esencia que es eterna, y no en cuanto a mi devenir que es temporal. Y por ello, soy un no-nacido y según mi virtud de no-nacido no puedo morir jamás. En virtud de mi nacimiento eterno, he sido eternamente, soy ahora y permaneceré  eternamente. Lo que soy a causa de mi nacimiento, habrá de morir y de aniquilarse, pues está  destinado a desaparecer y a corromperse con el tiempo. Pero en mi nacimiento eterno, todas las cosas nacieron y soy la causa de mí mismo y de todas las cosas. Si hubiera querido, no sería yo, ni serían todas las cosas, y si yo no fuera, tampoco sería Dios Que Dios sea Dios yo soy la causa; si yo no fuera, Dios no sería Dios. Mas no es de primera necesidad saber esto.

   Quien no comprenda este discurso que no se aflija en su corazón. Mientras un hombre no está‚ a la altura de esta Verdad, no puede comprender el alcance de lo que presento, pues se trata de una Verdad inmediata y que surge sin velo directamente del corazón de Dios.

Que Dios nos ayude a poder vivir de modo tal que la experimentemos eternamente. Amen.

 

Anuncios

YO ESTUVE ALLÍ…

¿Qué puede llevar a un ser humano a suplantar la identidad de otro?, ¿la necesidad, el ansia de poder, de destacar… la envidia, la locura?

Hefesto, el dios griego del fuego, de la forja, debía cumplir un encargo: fabricar la verdad., pero, distraído por unas voces que le llamaban fuera, se ausentó de la fragua y dejó sólo a Dolos. Este daimon aprovechó la ocasión y construyó una estatua idéntica a la de su maestro. Cuando Hefesto volvió, se sorprendió gratamente de las artes de su aprendiz, y metió ambas estatuas en el horno. Pero a Dolos no le había dado tiempo para acabar su obra, y no había terminado de crear  los pies. Por éso, cuando ambas estatuas salieron del horno, Alethia (la Verdad) caminaba con pasos firmes mientras que la Mentira lo hacía a su sombra, pero con pasos inseguros y tambaleantes, aunque ambas en principio resultaban similares. 

Repasaremos algunos casos notables, en los que las personas han fingido, engañado, intentado ser lo que no eran, asegurando haber vivido tragedias ajenas, vividas por  otros.

Cada una  de estas historias es diferente,  pero sus protagonistas tienen algo en común : un total desprecio por sus realidades humanas, por lo que “verdaderamente” son.

A todos ellos, mediante la investigación, pruebas de ADN, etc , se les ha desenmascarado. Cúantos personajes

habrán conseguido “engañar a la historia”?

“LA MENTIRA MAYOR, ES EL EGO”  Alejandro Jodorowsky

 

                                                                                                                             Anna Anderson.

                                                                                  

Anastasia, la más pequeña de los hijos del Zar Nicolás II, último gran zar de Rusia, fue asesinada junto a toda la familia imperial por los bolcheviques (1918), en Ekaterimburgo.

Los bolcheviques enterraron los cuerpos de la familia (los zares y sus cuatro hijos) , además del médico y  los tres criados que los atendían, en una zona boscosa cercana.

Más tarde, fueron muchas las impostoras que dijeron ser la pequeña Anastasia,  que  supuestamente  había sobrevivido a la tragedia.  La más famosa de esas  impostoras fué

          Anna Anderson.

Un joven soldado, de nombre Tschaicovsky, presenció el fusilamiento de la familia del zar, al parecer estaba casado con la joven Franziska Schanzkowska, una persona con un largo historial de enfermedades mentales. El soldado compartió con su mujer el drama vivido, y ésta, por lo que se sabe, lo adoptó como una experiencia propia identificándose con la joven Anastasia,  de la que sólo era unos  pocos años mayor.

El  intento de suicidio de la joven Franziska  en  Berlín (y su posterior ingreso en una institución mental, en la que  se le diagnosticó una profunda depresión provocada por la amnesia), fue el caldo de cultivo de la leyenda.

Recobró la “memoria” de una identidad  completamente ajena a su verdadera vida anterior. En la época, fueron muchos los que defendieron que  ella era la verdadera Anastasia, incluso la madre del Zar dijo reconocerla. Ahora, gracias al estudio comparativo de ADN de los restos de la familia real y de la sangre de la supuesta hija , sabemos que no fue así, pero luchó toda la vida por ése reconocimiento.    Su tumba reza:

Anastasia Manahan, 1901-1984

——————————————————————-

                                                                                                         

Alicia Esteve, una mujer catalana,  creó una identidad falsa, “Tania Head”,  superviviente de los trágicos atentados del 11 de Septiembre en el WTC.  El éxito de su mentira  fue tal,  que durante muchos años se creyó que la joven había sobrevivido gracias a la intervención del  famoso “hombre del pañuelo rojo” (que salvó la vida a 18 personas antes de morir allí) , que le apagó las llamas del hombro, y le salvó la vida …

También aseguraba que aquel mismo día iba a casarse con su “prometido”, un joven que murió en la torre norte (ella supuestamente trabajaba en las oficinas Merril, en la torre sur). Por supuesto, todo eran mentiras y durante seis largos años  fue entrevistada en los medios y se  reunió con las más altas autoridades de los Estados Unidos.

Co-fundó con Gerry Bogacz, la Asociación de Supervivientes de los atentados del World Trade Center, que presidió hasta que se destapó el engaño en 2007.

———————————————————————————————————–

Fréderic Bourdin, “El Camaleón” es un delincuente de lo más creativo : crea identidades.

Con una infancia desastrosa, criado por unos abuelos que no lo querían y lo intentaron colocar en diversas instituciones, escapó a los dieciséis años y desde entonces, según sus propias palabras, “él mismo fue su prioridad”

Declara: “Puedo convertirme en quien yo quiera”. Y nadie lo duda. Su currículum es fascinante: ha reconocido haber asumido 39 identidades diferentes, incluyendo unos cuantos adolescentes huérfanos o desaparecidos.

En  1997, cuando Frédéric, que entonces contaba 24 años, se hizo pasar por Nicholas Barclay, de 14, desaparecido tres años antes en Texas (EEUU), creó su papel tristemente magistral.

Gracias a cremas depilatorias que le hacían aparentar imberbe y a una gestualidad estudiada al milímetro (pues Bourdin prepara su papel 48 horas antes de que comience la función), nuestro impostor logró engañar incluso a la madre del desaparecido. Tanto ella como el resto de la familia recibieron con los brazos abiertos al supuesto Nicholas de ojos marrones. Porque el Nicholas de verdad los tenía azules.

Tres meses más tarde el camaleón”, como se le conoce popularmente, fue descubierto y condenado a seis años de cárcel en una prisión texana.

Después de su “aventura americana”, “ha sido” refugiado bósnio y superviviente de los atentados del 11-M en Madrid… y será cualquier personaje que se proponga.

——————————————————————————————————————-

———-

Enric Marco Batlle (Barcelona 1921- ), personaje destacado del mundo asociativo y sindical en España. Fingió ser superviviente del campo de concentración de  Flossenbürg (Baviera).

Militó en la CNT, de la que llegó a ser Secretario General en Cataluña.

Apareció en un buen número de programas de televisión,  presentando un pretendido testimonio sobre su participación en la  Guerra Civil española, el exilio republicano, la resistencia anti nazi, la II Guerra Mundial y los campos de concentración nazis. Representó a las víctimas españolas de aquellos campos en numerosas conmemoraciones. Además de como testigo, se definía como historiador y es cierto que había cursado estudios de historia en la Universidad Autónoma de Barcelona.

En abril de 2005 un informe del historiador Benito Bermejo establecía que los relatos de Marco eran extremadamente inconsistentes y demostraba que Marco había estado en la Alemania nazi como trabajador voluntario (de acuerdo con el tratado Franco-Hitler de agosto de 1941) y no deportado por su combate en la Resistencia anti nazi en Francia (como él había pretendido). Efectivamente, Marco aparecía en un documento en los Archivos del Ministerio español de Asuntos Exteriores como un trabajador de la industria de guerra de la Alemania nazi, contratado por la empresa Deutsche Werke Werft de Kiel.

Por supuesto,  se contempló la posibilidad de retirar a Marco la Cruz de Sant Jordi (la máxima distinción civil de Cataluña); Marco la devolvió y el Gobierno Catalán “aceptó la devolución.

 Marco, no se escondió, reconoció su falsedad, pero, insistió en que sus intenciones eran buenas : “”Mentí porque me escuchaban más y así mi trabajo divulgativo era más eficaz.””

visiones de barcelona

                                                                                                              Sant Pau vell 036                         2008-035.jpgcropped-527993_455449134470723_100000169211813_2080275_414885788_n1.jpgSant Pau vell 031

 

 

 

532852_433754916640145_100000169211813_2015945_117034723_n[1]

412962_417916914890612_100000169211813_1955561_1050167440_o[1] Pintada al Carrer Rogent

George Gurdjieff, creador de “caminos”

[Si le dicen a un hombre que no puede recordarse a si mismo, se enfadará con ustedes. Toda la vida se basa en esto, toda la ceguera humana se debe al olvido de si mismo, si un hombre sabe de verdad que es incapaz de recordarse a si mismo, ya está cerca de conocer su propio ser]


 


 

George Ivanovich Gurdjíeff  Alexandropol, 14 de  Enero de 1872 – París, 29 de Octubre de 1949), fue un maestro místico, filósofo, escritor y compositor armenio, quien se autodenominaba  “un simple Maestro de Danzas”.

En realidad fue  un excelente buscador del alma humana. Viajero insaciable durante decenios, recopiló información y sabiduría, además de un grupo de buenos amigos,  que lo siguieron en su  búsqueda vital.

Bebió de las fuentes del  hinduísmo, el budismo, el islám esotérico (la filosofía sufí) y del cristianismo oriental.

Creó diferentes instituciones y divulgó en occidente enseñanzas, culturas e incluso las danzas orientales, sobre las que ideó varios espectáculos y exhibiciones, para disfrute de las  sociedades europeas.

Gurdjieff nació en el seno de una familia “mixta”, la  madre era armenia y el  padre griego. Ello propició el conocimiento desde  la infancia de varios idiomas (hablaba ruso, turco, griego y armenio)  y una facilidad posterior para  el aprendizaje de otros.  En un momento convulso de la historia, su familia se vio  obligada a emigrar varias veces, en lo que marcaría para siempre una personalidad que buscaba el centro y la estabilidad del ser en su propio interior, sin importar el lugar en el que se hallara.

Cuando Gurdjieff  tenía nueve años, fue llamado por su padre moribundo. Aquel niño quedó profundamente impresionado por las palabras del padre. Algo que lo marcó por el resto de su vida.

“Soy tan pobre que no te puedo dar nada, hijo. Pero hay algo que mi padre me dio a mí y que yo puedo entregarte. Puede que ahora no seas capaz de comprender lo que significa, pues yo mismo no lo entendí cuando mi padre me lo dio. Pero ha resultado ser la cosa más preciada de mi vida, así que te lo voy a dar a ti. ¡Consérvala! Puede que algún día empieces a comprenderlo.
Siempre que te sientas enojado, nunca repliques antes de veinticuatro horas. Responde, pero deja un intervalo de veinticuatro horas”.

Gurdjieff decía, “He practicado muchos, muchos, muchos ejercicios espirituales, pero éste fue el mejor. Ya nunca más pude enfadarme y eso cambió todo el proceso, toda mi vida, porque tuve que mantenerme fiel a la promesa. Cuando alguien me insultaba, yo solía crear algo, una situación. Le decía que regresaría a las veinticuatro horas a contestarle y nunca lo hacía, pues quedaba demostrado que no tenía sentido el replicar. Sólo un distanciamiento era necesario. Un nuevo camino de pensamiento se fraguó en esas palabras…

Creó la teoría del Cuarto Camino, con todo el conocimiento aprendido a lo largo de los años, más el enorme influjo de su padre, un hombre humilde, pero gran filósofo natural, que marcó profundamente todo su pensamiento posterior.

Según Gurdjieff, hay tres caminos de perfeccionamiento humano  “comunes” :

El camino del faquir, el control de la mente y las emociones desde el control corporal.

El camino  del monje, que nos llevaría a una postura vital de abstinencia y contención,

 y el Camino del  Yogui, que sería la suma de los dos anteriores.

Más allá de estos tres caminos, hay un Cuarto Camino. Según Gurdjíeff, esta idea data de tiempo inmemorial y no es una idea original suya.

El Cuarto Camino requiere la responsabilidad de una persona que vive en el mundo y se enfrenta a los quehaceres cotidianos sin la necesidad de abandonar el mundo, como sucede en los otros tres caminos.

El Cuarto Camino requiere que la persona trabaje sobre el intelecto, las emociones y el cuerpo físico. En el Cuarto Camino, la función sexual es la más importante. Según Gurdjíeff, la energía sexual es la más poderosa que produce el organismo, sin la sublimación de la cual no se puede lograr nada.

Dentro del Cuarto Camino, descifró un conocimiento que según él formaba parte de las tradiciones esotéricas del islám , el Eneagrama. Un estudio de la “energía elemental” de los individuos, y de cómo superar sus trampas.

Escribió diversos libros, entre los que destacan sus Aforismos, los “Mandamientos”  y los “Encuentros con hombres notables” (en el que trata con especial dedicación las enseñanzas de su padre). También fue autor de varias piezas musicales notables e incluso de algún ballet,  “La lucha de los Magos” y sus “Danzas Sagradas”, entre otros.

 

ESTOS SON LOS MANDAMIENTOS DE GURDJIEFF:

1. Fija tu atención en ti mismo, sé consciente en cada instante de lo que piensas, sientes, deseas y haces.
2. Termina siempre lo que comenzaste.
3. Haz lo que estás haciendo lo mejor posible.
4. No te encadenes a nada que a la larga te destruya.
5. Desarrolla tu generosidad sin testigos.
6. Trata a cada persona como si fuera un pariente cercano.
7. Ordena lo que has desordenado.
8. Aprende a recibir, agradece cada don.
9. Cesa de autodefinirte.
10. No mientas ni robes, si lo haces te mientes y te robas a ti mismo.
11. Ayuda a tu prójimo sin hacerlo dependiente.
12. No desees ser imitado.
13. Haz planes de trabajo y cúmplelos.
14. No ocupes demasiado espacio.
15. No hagas ruidos ni gestos innecesarios.
16. Si no la tienes, imita la fe.
17. No te dejes impresionar por personalidades fuertes.
18. No te apropies de nada ni de nadie.
19. Reparte equitativamente.
20. No seduzcas.
21. Come y duerme lo estrictamente necesario.
22. No hables de tus problemas personales.
23. No emitas juicios ni cri­ticas cuando desconozcas la mayor parte de los hechos.
24. No establezcas amistades inútiles.
25. No sigas modas.
26. No te vendas.
27. Respeta los contratos que has firmado.
28. Sé puntual.
29. No envidies los bienes o los éxitos del prójimo.
30. Habla sólo lo necesario.
31. No pienses en los beneficios que te va a procurar tu obra.
32. Nunca amenaces.
33. Realiza tus promesas.
34. En una discusión ponte en el lugar del otro.
35. Admite que alguien te supere.
36. No elimines, sino transforma.
37. Vence tus miedos, cada uno de ellos es un deseo que se camufla.
38. Ayuda al otro a ayudarse a si­ mismo.
39. Vence tus antipatí­as y acércate a las personas que deseas rechazar.
40. No actúes por reacción a lo que digan bueno o malo de ti.
41. Transforma tu orgullo en dignidad.
42. Transforma tu cólera en creatividad.
43. Transforma tu avaricia en respeto por la belleza.
44. Transforma tu envidia en admiración por los valores del otro.
45. Transforma tu odio en caridad.
46. No te alabes ni te insultes.
47. Trata lo que no te pertenece como si te perteneciera.
48. No te quejes.
49. Desarrolla tu imaginación.
50. No des órdenes sólo por el placer de ser obedecido.
51. Paga los servicios que te dan.
52. No hagas propaganda de tus obras o ideas.
53. No trates de despertar en los otros emociones hacia ti como piedad, admiración, simpatí­a, complicidad.
54. No trates de distinguirte por tu apariencia.
55. Nunca contradigas, sólo calla.
56. No contraigas deudas, adquiere y paga en seguida.
57. Si ofendes a alguien, pi­dele perdón.
58. Si lo has ofendido públicamente, excúsate en público.
59. Si te das cuenta de que has dicho algo erróneo, no insistas por orgullo en ese error y desiste de inmediato de tus propósitos.
60. No defiendas tus ideas antiguas sólo por el hecho de que fuiste tú quien las enunció.
61. No conserves objetos inútiles.
62. No te adornes con ideas ajenas.
63. No te fotografíes junto a personajes famosos.
64. No rindas cuentas a nadie, sé tu propio juez.
65. Nunca te definas por lo que posees.
66. Nunca hables de ti sin concederte la posibilidad de cambiar.
67. Acepta que nada es tuyo.
68. Cuando te pregunten tu opinión sobre algo o alguien, di sólo sus cualidades.
69. Cuando te enfermes, en lugar de odiar ese mal considéralo tu maestro.
70. No mires con disimulo, mira fijamente.
71. No olvides a tus muertos, pero dales un sitio limitado que les impida invadir toda tu vida.
72. En el lugar en que habites consagra siempre un sitio a lo sagrado.
73. Cuando realices un servicio no resaltes tus esfuerzos.
74. Si decides trabajar para los otros, hazlo con placer.
75. Si dudas entre hacer y no hacer, arriésgate y haz.
76. No trates de ser todo para tu pareja; admite que busque en otros lo que tú no puedes darle.
77. Cuando alguien tenga su público, no acudas para contradecirlo y robarle la audiencia.
78. Vive de un dinero ganado por ti mismo.
79. No te jactes de aventuras amorosas.
80. No te vanaglories de tus debilidades.
81. Nunca visites a alguien sólo por llenar tu tiempo.
82. Obtén para repartir.
83. Si estás meditando y llega un diablo, pon ese diablo a meditar…

Sobre “El Golem” de Gustav Meyrink (de Le Visage vert)

.La llave que nos hará dueños de la naturaleza interior, está oxidada desde el Diluvio.

Se llama: “velar”.

Velar lo es todo.

El hombre está firmemente convencido de que vela;  pero, en realidad, está preso en una red de sueño y de sueños que ha tejido él mismo. Cuanto más se aprieta la red, mejor impera el sueño.

Los que están sujetos por sus mallas, son los durmientes que caminan por la vida como rebaños de ga­nado llevados al matadero, indiferentes y sin pensar.

¡Vela en todo lo que hagas! No te creas ya despierto. No, tú duermes y sueñas.

Reúne todas tus fuerzas y haz que por un instante resplandezca en todo tu cuerpo este sentimiento:

   ¡ahora, estoy en vela!

Si ésto te da resultado, reconocerás en seguida que el estado en que te encontrabas, te parece ahora un embotamiento y un sueño.

Lee las Escrituras santas de todos los pueblos de la Tierra. Por todas ellas se desliza, como un hilo rojo, la ciencia oculta de la vela. Es la escala de Jacob, que combate toda la «noche» con el ángel del Señor, hasta que llega el «día» y obtiene la victoria.

En este camino del despertar, el primer enemigo que encontrarás será tu propio cuerpo.

Lucharás contigo hasta el primer canto del gallo.

Pero si percibes el día del despertar eterno, que te aleja de los sonámbulos que creen ser hombres y que ignoran que son dioses dormidos, entonces el sueño de tu cuerpo desaparecerá también y dominarás el Universo.

Entonces podrás hacer milagros, si así lo quieres, y no te verás obligado a esperar, como un humilde esclavo, que un cruel dios falso tenga la amabilidad de llenarte de presentes o de cortarte la cabeza.

Los baños helados de los brahmanes, las noches de vigilia de los discípulos de Buda y de los ascetas cristianos, los suplicios de los faquires hindúes, no son más que ritos esculpidos que indican que allí se elevaba el templo de aquellos que se esforzaban en velar.

Cuando los hombres se levantan del lecho, se imaginan que han alejado el sueño de sí
y no saben que son víctimas de sus sentidos, convirtiéndose en presa de un nuevo sueño,
mucho más profundo que aquél del que acaban de salir. Sólo existe una única forma de
vigilia y es a la que tú te acercas ahora. Hablales a los hombres de ello: te dirán que estás
enfermo, pues no pueden entenderte. Por eso es inútil y cruel decirles nada.
Van como un río…
Y están como dormidos.Igual que la hierba que pronto se marchita… que se rompe al anochecer y se seca..

ALGO MÁS QUE TRES TIPOS RAROS

                                                                                                 Mariá Fortuny Fantasía sobre Fausto

Un astrónomo y dos funcionarios. Hombres del XIX, el siglo de los cambios, de las revoluciones “personales”. Tres  mentes ávidas, abiertas a todo el conocimiento.  Algo más que tres tipos raros…

Josep Comas i Solá,

(19 de Diciembre  1868 – 2 de Diciembre 1937), barcelonés y astrónomo,

divulgó la  coincidencia existente en una vía de Barcelona, inaugurada el año 1894, el Paralelo,

(cuyo trazado coincide con el paralelo geográfico 41° 22’ 33’’ norte).

Solá  fue un estudioso avanzado a su época. Cuando tenía 15 años, analizó  un meteorito caído en Tarragona.  Años después, ya licenciado en  física y matemáticas, aportó un sin fin de datos astronómicos. Por ejemplo, calculó  el diámetro de Mercurio observando su tránsito  por delante del Sol de 1907 y 1909. También aportó nuevos e importantísimos datos sobre Júpiter, Saturno y sus satélites.  Observó y fotografió con regularidad el retorno del cometa Halley el año 1910.

………………………………………………………………………………………………………..

Mario Roso de Luna 

(Logrosán, Cáceres, 15 de Marzo  de 1872- Madrid, 8 de Noviembre de 1931)

Abogado,teósofo,  astrónomo aficionado, periodista y escritor.

En 1893, el día 5 de julio, avistó un cometa que, desde entonces, se dice lleva su nombre:  el cometa, denominado, C/1893 N1 (Rordame-Quenisset), fue descubierto oficialmente el 19 de junio por el norteamericano W. E. Sperra desde Ohio, aunque pasó a la historia gracias a las observaciones del astrónomo francés  Quenisset, ayudado por C. Rodame desde el Observatorio de Juvisy (Francia).

De gran sensibilidad psíquica, fue un apasionado investigador de todos los campos del conocimiento. En 1902 al conocer las obras de H.P. Blavatsky, se adhirió al Movimiento Teosófico, siendo autor de múltiples y eruditos libros sobre el tema. También conocido como “El Mago de Logrosan”, escribió sobre geografía e historia natural, aparte de artículos de prensa con el seudónimo “Rigel”. 

En su lecho de muerte se despidió diciendo “Ningún hombre es indispensable. No me lloréis. De una sola manera honrareis mi memoria: ¡Continuad mi obra..! ¡Superadla!”.

…………………………………………………………………………….

      

Fernando Pessoa  

(LisboaPortugal13 de junio de 1888 — 30 de noviembre de 1935),

Gran aficionado a la astrología, corrigió en una carta al ocultista Aleister Crowley, por sus errores  en una publicación en prensa. 

Crowley, intrigado e impresionado por el escritor, viajó a Portugal para encontrarse con él.  En Estoril hay una placa conmemorativa de este encuentro.    Crowley se alojó en el Hotel Miramar, fingió su  suicidio y  la posterior desaparición de su  cuerpo, en una misteriosa tragicomedia que a Pessoa le costó ser varias veces llamado a declarar por la policía de Estoril.                                                                                                                   ¿Fué algún tipo de prueba o iniciación  para el poeta?

Pessoa vivió una vida sencilla de funcionario en Lisboa.  Nadie podía intuir que  al hombre de la gabardina gris, “de la vida gris” se  le descubriría tras su muerte, como el gran escritor y poeta que era. Múltiples fueron sus heterónimos.   Ricardo Reis, Alberto Caeiro y Álvaro de Campos eran sus otras “personalidades”. Quizás el más importante  fue Bernardo Soares.  Pessoa describe a Soares como un semi-heterónimo, porque “no siendo su personalidad la mía, es, no diferente de la mía, sino una simple mutilación de ella. Soy yo menos el raciocinio y la afectividad.” Su magnífico “Libro del desasosiego” narra la vida, y las  penas existenciales  de Soares. Unas penas, una vida, unas  ideas cercanas, nada ajenas a cualquiera de nosotros, a nuestras propias vicisitudes y dudas.