LA MAREA SONORA DE LAS OLAS…(de Javier López)

La marea sonora se quebranta

con el azul alado de las olas

y en cada tramo, pasa, prende y ruge

como una autoconciencia ilimitada.

Mientras tanto, me quedo con un molde

humano en el recodo que se enmarca,

es un simple recodo y muy presente.

Y deseo el revuelo y la marea;

el frenético vaivén que se va alzando,

el tejido de la Naturaleza.

Parece que se aleja y no me atrevo,

las sombras perseveran en sus formas

por culpa del temor a naufragar.

Y ya crepita, si, con fortaleza;

un chillido, un asomo. Incertidumbre.
image

Anuncios

ANTIAMOR

412962_417916914890612_100000169211813_1955561_1050167440_o1

Te quiero para cambiarte de arriba a abajo,

de abajo a arriba.

Te quiero, como no eres, te quiero a mi medida.

Para borrar tus sueños, ideas y locuras

pintaré tus recuerdos

con mi  pátina oscura.

La vida que tuviste será zona vacía.,

la sombra que se arrastra

hacia la silueta mía.

Cuando ya seamos uno, ¡qué gran felicidad!

lo mío será tuyo, 

mi mundo te llenará.

Me querrás tanto y tanto…y con tanto desamparo

que procurarás quedarte,  ya,

para siempre a mi lado.

déjame verte…

DÉJAME VERTE

DESNUDO, SIN MENTIRAS.

NO TENGAS MIEDO… TE HE SOÑADO  MIL VECES.

DAME TU MANO, 

VIVIRÉ SI ME MIRAS…

SERÁ DE LUZ EL MUNDO,

SI TÚ  QUIERES.

HOY LAS PALABRAS SON GROTESCAS,

BRUTO INSTRUMENTO

INCAPAZ DE NOMBRARTE.

NO MAS PALABRAS,

QUE SEA NUESTRA MIRADA

LA QUE  MIDA LOS TIEMPOS… EL INSTANTE

DÉJAME VERTE: YO TAMBIÉN HE SUFRIDO.

TAMBIÉN SOY UNA ISLA DESOLADA…

CON UN PEQUEÑO HUECO EN SU INTERIOR

PARA REFUGIO DE PÁJAROS Y FLORES.



corazón perdido

                                                                                           

Se me escapaba el viento entre los dedos

y lo lloraba yo, como a mi hermano muerto.

Todo pasaba, sucedía, todo “era”.

Yo, sentada, esperaba que mi tiempo volviera.

¡¡Ay corazón!!

¡De que engaños y sueños

se viste la ilusión!.

Corrimos, saltamos el muro

volviendo  los ojos tras él…

y allí quedó solo, parado,  el corazón

sangrando,  sin saber qué hacer…

A devorarlo, corrían los fantasmas

hambrientos,  a buscarlo.

¡Que mala suerte, soñamos maravillas

que al despertar se pierden!

Muro maldito, asesino del  mundo

asesino del tiempo , en un suspiro.

Ahora vagamos, buscando lo que fuimos,

siempre añorando el corazón perdido…

La Seductora

Ilustración de VALE RAVECCA

Sueño con helechos gigantescos que son mi hogar.

Salto de uno a otro…

los acaricio, los quiero,

los tiranizo un poco…

Sueño que soy La Reina

y es mi reino un gran helechal.

Subo al columpio de los deseos.

El cuerpo suspendido, majestuoso

se balancea entre nubes.

¡No me caben todos en las manos!!

reparto todos los deseos por el firmamento….

Creo un mundo ordenado, donde no había nada!!…o casi nada.

Aquel quería una casa y ¡ahí está, encerrado!!

Éste ése y la otra ya se han enamorado.

ése niño no quería crecer… ¡y ahí sigue,niño!

Aquella estrella se sentía feliz… ¡y siempre estará así!

estática, bella, como pegada en un muro.

Salté del columpio para verlos muy de cerca…

ahí están, unos que ríen , otros lloran, algunos, parecen incluso infelices. 

!cómo son!!…    

Aburrida de mi capricho,

cansada vuelvo al hogar.

Pero ¡ay!

¿No son aquellos mis helechos,

mi casa, mi refugio

que corren y corren sin cesar?

Lágrimas, frustración,

¿cuál fue  mi error?

cumplidos todos los deseos ajenos

y ninguno de ellos… era yo.

146-190-thickbox[1]

 

poesías maestras:

Jelaluddin Rumi

(1207-1273)

Ven,

Te diré en secreto

Adónde lleva esta danza.

Mira como las partículas del aire
Y los granos de arena del desierto
Giran sin norte

Cada átomo
Feliz o miserable,
Gira enamorado
En torno del sol.

Una persona no está enamorada
si el amor no ilumina su Alma.
No es un amante
si no gira como las estrellas alrededor de la luna.

Excepto el amor intenso, excepto el amor,
no tengo otro trabajo;
Salvo el amor tierno, salvo el amor tierno,
no siembro otra semilla.

Todo he paladeado. Nada hallé mejor que Tú.
Cuando me zambullí en el mar, no hallé perla como Tú.
Abrí todos los toneles, he paladeado de mil vasijas,
Mas ninguno excepto aquel rebelde vino tuyo
tocó mis labios e inspiró mi corazón.

Esas palabras tiernas que nos decimos uno al otro
están guardadas en el corazón secreto del paraíso.
Un día como la lluvia, ellas caerán y mojarán todo y
su misterio crecerá verde sobre el mundo.

Cuando estoy contigo, estamos despiertos toda la noche
Cuando no estás, no puedo dormir
¡ Que Dios bendiga estas dos insomnias !
y la diferencia entre ellas

Solía ser tímido.
Tú me hiciste cantar.

Solía rechazar cosas en la mesa.
Ahora grito por más vino.

En solemne dignidad, solía sentarme
sobre mi tapete a rezar.
Ahora los niños corren a mi lado
y me hacen muecas.

                                                  El camino del amor

no es un argumento sutil.

Su puerta
es la devastación.

Los pájaros dibujan grandes círculos en el cielo
con su libertad.
¿Cómo lo aprendieron?

Ellos caen, y mientras caen
les dan alas.

La Belleza del corazón
es la belleza duradera:
sus labios brindan
el agua de vida para beber.
Verdadera es el agua,
quien la vierte,
y quien la bebe.
Los tres se vuelven uno
cuando tu talismán está hecho añicos.
Esa unidad no la puedes conocer
por medio de la razón.

¿Quién hace estos cambios?
Disparo una flecha a la derecha
Cae a la izquierda.
Cabalgo tras de un venado y me encuentro
perseguido por un cerdo.
Conspiro para conseguir lo que quiero
Y termino en la cárcel.
Cavo fosas para atrapar a otros
y me caigo en ellas.
Debo sospechar
de lo que quiero.

Noche y día el Mar tiene espuma.
Ves la superficie espumosa, pero no el Mar.
¡Qué increíble!
Estamos chocando unos con otros como barcos:
nuestros ojos están a oscuras, aunque el agua esté clara.
Dormidos en el bote del cuerpo, flotamos
ajenos al Agua del agua.
El agua tiene un Agua que la conduce;
el espíritu tiene un Espíritu que lo llama.

Deja tus preocupaciones
y ten un corazón completamente limpio,
como la superficie de un espejo
que no contiene imágenes.
Si quieres un espejo claro,
contémplate
y mira la verdad sin vergüenza,
reflejada por el espejo.

Si es posible el metal pulir,
hasta que parezca un espejo,
¿Cuánto es posible pulir,
del corazón el espejo?
Difieren solo en un punto
el corazón y el espejo,
el corazón secretos oculta
ninguno guarda el espejo.

La muerte pone fin a la angustia de la vida.
Y, sin embargo, la vida tiembla ante la muerte…
Así tiembla un corazón ante el amor,
como si sintiera la amenaza de su fin.
Porque allí donde despierta el amor,
muere el Yo, el oscuro déspota.

A través de la eternidad
La Belleza descubre Su forma exquisita
En la soledad de la nada;
coloca un espejo ante Su Rostro
y contempla Su propia belleza.
Él es el conocedor y lo conocido,
el observador y lo observado;
ningún ojo excepto el Suyo
ha observado este Universo.

Cada cualidad Suya encuentra una expresión:
la Eternidad se vuelve el verde campo de Tiempo y Espacio;
Amor, el jardín que da la vida, el jardín de este mundo.
Toda rama, hoja y fruto
revela un aspecto de su perfección:
los cipreses insinúan Su majestad,
las rosas dan nuevas de Su belleza.

Siempre que la Belleza mira,
el Amor también está allí;
siempre que la belleza muestre una mejilla sonrosada
el Amor enciende su fuego con esa llama.
Cuando la belleza mora en los oscuros vallecitos de la noche
el Amor viene y encuentra un corazón
enredado en los cabellos.
La Belleza y el Amor son cuerpo y alma.
La Belleza es la mina, el Amor, el diamante.
Juntos han estado
desde el principio de los tiempos,
lado a lado, paso a paso.

No vayas a ningún lado sin mí.
No dejes que nada suceda en el cielo aparte de mí,
o sobre la tierra, en este mundo o en aquel otro,
sin mi ser en su suceso.
Visión, no veas nada que yo no vea.
Lengua, no digas nada.
La manera en que la noche se conoce con la luna,
sé eso conmigo. Sé la rosa
más cercana a la espina que soy .
Quiero sentirme en ti cuando pruebes la comida,
en el arco de tu mazo cuando trabajes,
cuando visites amigos, cuando tú solo
subas al techo por la noche.
Nada hay peor que caminar por la calle
sin ti. No sé a dónde voy.
Tú eres el camino, y el conocedor de caminos,
más que mapas, más que amor.

la caza

imagen0077.jpg

Quiero volver al útero primero,

a  la primera madre,

al primer mundo-sueño.

Vivir entre las piedras

de ese claustro  pequeño

con una fuente chica,

recogida, en su centro.

Para sentir tan solo

las voces, sin recuerdos…

y beber léntamente

lo que quede de vida

a sorbitos pequeños.

Y, tumbada a la sombra de la paz

 y del tiempo,

 que se paren los mundos

encontrar el momento justo

de mi primer latido,

del primer nacimiento

Allí, desde el olvido,

perdida en el encuentro de mi ser completo

poder morir, rendirme,

sumergirme en el  Sueño,

Porque nada termina

porque  yo seré aun,

esparcida  en el viento.