Una flor

Abre su primer pétalo y conoce el viento, la luz, gotas de agua…la energía que llega «tan sólo para ella» y cree que su espacio es el mundo.

Abre el segundo y se conoce mirándose en reflejo.

Abre el tercero y siente la unicidad: es una flor (rodeada de otras), desprende aroma, vuela sobre su tallo. Conoce el aire que respira y la mueve.

Todos los pétalos abiertos,, algunos empiezan a desfallecer y conoce la tristeza.

Poco a poco va cayendo a tierra.

Hay otro mundo abajo, allí donde caen sus pétalos también percibe vida, otra vida que no es ella misma.

La flor yace mustia en el suelo y es ahora cuando ve, más arriba de su propio tallo , el cielo enorme que desde el principio lo envolvía todo. Y allí, deshojada y marchita, sabe que el tallo también es la raíz, y ve el principio de todas las flores, ella misma, esos mínimos brotes apuntando a las nubes.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s