El perdón

El Maestro nos dijo que «perdón» era sinónimo  de «verdad».

Nuestra verdad original es amor, y el perdón es la forma material del amor.  

El que infringe el daño, se lo infringe a sí mismo. Si no dañamos, no estamos en la dimensión del daño.  

Somos seres perfectos y muy amados. 

Perdonar es nuestra verdad. Puede llegarnos el golpe. Debemos apartarnos del camino del golpe, podemos sanar las consecuencias del golpe, pero el daño, sólo está en la naturaleza del brazo que lo da. 

Puedes quedar herido, muerto o simplemente triste, debido a los golpes que nos den los demás, así lo has decidido. Ése es tu servicio de amor. Pero el golpe sólo se vuelve contra quien lo infringe.

Sus palabras, aunque literalmente soñadas, me hicieron sentir mucha lástima por los asesinos, por todos los que trabajan y ocupan su tiempo en dirigir tanto odio y rencor hacia sus semejantes. Qué pobreza de corazón lleva a cometer esos actos, qué lejos del Padre se sitúan. Aunque Él los envolverá en su misericordia, cuánto sufrirán el día del despertar!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s