LA CREACIÓN DEL MUNDO, EL BATIR DEL OCÉANO (Mahabharata)

                                                                       

Miniatura Kangra del S. XVIII en la que los anti-dioses tiran de las cabezas de la serpiente Vasuki y los dioses de la cola. «El batir del Océano»

Los dioses, se reunieron en el monte Meru, para reflexionar sobre cómo obtener el amrita (inmortalidad).

Visnu propuso: Los Devas deben  batir el «balde» del Océano. Al hacerlo, saldrá el elixir, junto con todas las joyas y hierbas.

Fueron al monte Mandara, lo arrancaron y lo colocaron a lomos de una tortuga.

Vasuki se ofreció como cuerda y así, empezaron a batir el océano. Los Asuras y los Danavas tomaron un extremo de Vasuki y los Devas el otro. Dieron vueltas y vueltas al monte Mandara,  tantas que los árboles salieron despedidos y prendieron fuego. Indra (El de los mil ojos), apagó las llamas con el agua de sus nubes. La sabia de todas las plantas  corrió hasta el océano, y fué tanta, que lo convirtió en leche y después en mantequilla.

Casi exhaustos, los dioses siguieron batiendo  e hicieron surgir el Sol, la Luna, la Diosa de la Fortuna y el divino médico Dhanvantari con el elixir de la inmortalidad.

Vishnu (El de los grandes pasos),  convenció a los Asuras de que le regalasen todo el elixir a los Devas, pero Rahu se apoderó de una gota… aunque antes de que la tragara, Vishnu lo decapitó.

Enfurecidos, los Asuras entablaron grandes luchas, pero fueron derrotados y al final los dioses, victoriosos, volvieron a colocar el monte Mandara, en su lugar.

Desde entonces, Rahu y la Luna mantienen una eterna lucha, lo que explica la aparición y desaparición periódicas de nuestro satélite por el cuello cortado de Rahu.

4 comentarios sobre “LA CREACIÓN DEL MUNDO, EL BATIR DEL OCÉANO (Mahabharata)

  1. ¿Sabes que hay animales que nunca mueren?.

    En el mar, una especie de medusa pequeña, se regenera constantemente.

    Y en tierra, recuerdo un documental sobre un tilo, de la época romana en Inglaterra, que se regeneró a si mismo y re-hundió sus nuevas raíces en tierra, y sigue, y sigue.

    La muerte es un mecanismo evolutivo obsi (Si me permites llamarte así).

    De hecho, existe el caso de unas células cancerígenas del año 1960 (Mas o menos) que se cogieron de una mujer (Que murió), y siguen y siguen reproduciéndose, sin limite.

    «The Immortal Life of Henrietta Lacks»

    Son inmortales.

    Los dioses eran unos pardillos.

    Yo se que te gusta la leyenda, pero no te ofendas obsi, eran unos pardillos.

    Mira esto: http://neofronteras.com/?p=593

    J.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s